ASCUNCE ELÍA, José María
(Beasain, Gipuzkoa, 1923 -  Pamplona/Iruña, Navarra, 1991)
Pintura. Corella (Navarra), Pamplona/Iruña (Navarra)


José María Ascunce Elía nace en Beasain el 14 de septiembre de 1923, hijo de Donato
Ascunce, natural de Huarte (Navarra) y Máxima Elía, natural de Zizur Mayor (Navarra).
Comienza sus estudios artísticos en la Escuela de Artes y Oficios de Beasain.
En plena Guerra Civil, por motivos económicos, sus padres deciden que se
traslade a Astrain (Navarra), donde residen sus abuelos maternos. A partir de
1942 acude a clases de pintura en la academia que Javier Ciga Echandi había
abierto en Pamplona/Iruña, continuando su formación académica en Madrid gracias
a la beca, que en 1945, le concede la Diputación Foral de Navarra.
Estudia inicialmente en la Escuela de Artes y Oficios de la Palma y
posteriormente en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, donde
prolonga sus estudios hasta 1951.
Durante su formación obtiene diferentes premios: Fundación Carmen del Río de
pintura; Premio en la asignatura de dibujo al natural; Pensionado de El Paular
y Pensionado de Santillana del Mar.
Al finalizar sus estudios viaja a París y permanece durante un breve periodo de
tiempo, más tarde en esta ocasión en los años 1958 y 1959 regresará para
visitar los museos y asistir a la Academia La Grand Chaumière.
En 1952 fija su residencia en Corella (Navarra), donde es nombrado profesor
interino de dibujo y pintura en la Escuela de Artes y Oficios. Continúa su
labor docente en la Escuela de Artes y Oficios de Pamplona donde obtiene una
plaza en 1965.
Su trayectoria artística ha estado jalonada por numerosos premios: Primer Premio
ex aequo de Pintura del Ayuntamiento de San Sebastián en 1957, Primer Premio de
Pintura en el Concurso-Exposición de Pintura, Dibujo y Artesanía de la
Delegación Provincial de Sindicatos de Navarra en 1958, Primer Premio de
Pintura Ciudad de Pamplona en 1959. En 1962 la Diputación Foral de Guipúzcoa le
concede el Premio Corporaciones y en 1972 el Ayuntamiento de Pamplona el Primer
Premio en el I Concurso de Pintura Ciudad de Pamplona.
Es seleccionado para las Exposiciones Nacionales de Bellas Artes de 1957, 1960,
1962 y 1964 y a partir de 1967 se dedica, casi en exclusiva, a la realización
de encargos de particulares. En 1985 el Gobierno de Navarra le encarga el
retrato de S.M. Don Juan Carlos I y en 1988 es nombrado miembro del Consejo
Navarro de Cultura.
José María Ascunce muere en 1991, el 27 de septiembre, un día después de
asistir a la exposición de Astrain donde se inaugura, en la ruta jacobea, una
estela-crucero diseñada por él.