CÁRDENAS DÍAZ DE ESPADA, Marta
(Donostia-San Sebastián, Gipuzkoa, 1944)
Pintura, Artes gráficas. Madrid, Bidania (Gipuzkoa)


Marta Cárdenas nace en San Sebastián el 5 de septiembre de 1944. Comienza a pintar en
1959 en la Asociación Artística de San Sebastián. Entre 1963 y 1968 cursa estudios en
la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, trasladándose, durante
1969, a París con una beca del Gobierno francés.
Este mismo año obtiene mención de honor en el IV Gran Premio de Pintura Vasca y primer
premio en el certamen Pintoras de Guipúzcoa, convocado por la Caja de Ahorros
Provincial de Guipúzcoa y el periódico Unidad.
Pese a la precocidad de su vocación, no será hasta 1970 cuando exponga por primera vez
de forma indiviual, en la Galería Huts de San Sebastián y en la Galería Grises de
Bilbao. Desde entonces se sucederán sus exposiciones y participación en ferias como
Arteder'81 o Arco'01.
A partir de 1979 se percibe un cambio de rumbo en la pintura de Marta Cárdenas. La
figuración matizada y sombría de su quehacer anterior deja paso a unos paisajes
pintados al aire libre en los que plasma la fugacidad del instante, donde la luz y las
manchas de color esbozan formas de la naturaleza.
Una posterior evolución en su trayectoria artística deriva hacia un paisajismo
intimista en el que va reduciendo al máximo los elementos compositivos y ganando, por
contra, en sutilezas tonales y refinamiento cromático, como lo evidencia su lema "en
el dibujo, la máxima economía, en el color, la máxima riqueza".
Sus últimos trabajos vienen marcados por el viaje realizado a la India, en otoño de
1996, en el que descubre que todo lo que había experimentado hasta entonces con el
color no era nada comparado con la utilización que del mismo hacían en este país.
Acostumbrada desde siempre a hacerlo del natural, ahora tenía que ser capaz de
trabajar con unos colores alejados de la realidad visual que habitualmente le rodea,
precisando un tratamiento diferenciado para cada combinación de colores.
Este doble referente en la obra de Marta Cárdenas, de un lado el impresionismo y su
vivencia directa de la naturaleza para la captación del instante, y, de otro, la
filosofía Zen que ya interesó al expresionismo abstracto de los años cincuenta
entendido como acto espontáneo, deriva en una extraordinaria sensibilidad expresiva de
su pincelada.
En marzo de 2004 imparte, en Bilbao Arte, el taller Pintura y diseño en un mismo
cauce basado en las posibilidades expresivas y estéticas del color.